Si esta mulata tan tetuda se mete en la ducha, él va detrás y no para enjabonarle la espalda, la verdad, cómo está de tremenda

Con una sonrisilla se mete en la ducha, esos labios son para besarlos a todas horas, grandes, mucha carne dulce para soborear, y cuando se quita la ropa para enjabonarse sus tetas son como para volverse loco de deseo, dos bolas enormes y suaves que remarcan la sensualidad de toda su figura. Él siempre se acerca sigiloso, solo para mirarle el culo a través de la mampara, pero ella se da cuenta y al final acaba tan cachondo que se mete con ella aunque ya se haya duchado antes, le da igual, la urgencia por metérsela en el coño y ponerse detrás de ella es insoportable, necesita gozarla, entrar y salir en su sexo ardiente y mojado por el baño y hacerla gemir de placer, dejarle un buen regalo, una buena corrida que la obligue a ducharse de nuevo…


Videos recomendados