Resulta que lleva muy poco tiempo durmiendo en la misma cama que su amante negro, y no se ha acostumbrado a su polla

Aún tiene que pasar mucho tiempo hasta que esta morena se acostumbre a las dimensiones de la polla de su amante negro. Muchas mañanas, cuando despierta en la cama a su lado y nota la descomunal erección del muchacho, abre los ojos como platos y ya de buena mañana comienza a excitarse. Semejante pollón cuesta metérselo en la boca, y bien que ella lo intenta y hace lo posible por entrenar su boca para succionar correctamente semejante herramienta. No cejará en su empeño hasta lograr chupársela como tiene que ser. Pero mientras perfecciona su técnica y se acostumbra a las medidas de su novio, esta morena disfruta de esa enorme tranca entrando y saliendo de su coño.


Videos recomendados