Era la fiesta de cumpleaños de un pariente lejano suyo y esta madura de tetas grandes decidió regalarle una mamada

La habían invitado a la fiesta de cumpleaños de un pariente jovencito suyo, la verdad es que era familia lejana, lejana, ni lo conocía, debía de ser algún primo segundo o algo así, y la fiesta comenzaba a ser un muermo, tanto globo y tanta parafernalia, ni que fuera un niño, míralo, pero si tenía un culito que está para darle un mordisco… Al final, cuando todo el mundo se marchó y como no le había traído ningún regalo se sintió un poco culpable, así que se quedó un rato con él en el sillón para conocerlo mejor…, para meterle mano, sacarle la polla y regalarle algo que seguro que no le habían regalado nunca en un cumpleaños: una mamada de una madura con un buen par de tetas grandes y bien puestas.

  • Categorias: Maduras
  • Reproducciones: 63

Videos recomendados