El día que mi cuñado se trajo a casa a todas sus primas, un montón de jovencitas con cuerpo de modelo y ganas de polla

Yo no sé de qué rama de su familia venían estas pibitas, pero joder, estaban todas buenísimas, no se parecían en nada al ogro de mi cuñado, un follador de mucho cuidado, aunque se suponga que sigue saliendo con mi hermana. El caso es que invitó a sus primitas a mi chalet y cuando me vi rodeado en mi propio jardín de todas estas muchachas calenturientas con ganas de quitarse toda la ropa, se me pusieron los huevos a temblar, no veía el momento de dejarme hacer de todo lo que quisieran. Las tres se lanzaron hacia nuestras pollas, sin hacer distinción, querían ser folladas, yo les ponía un montón, y que su primo estuviera delante las excitaba aún más, uffff…


Videos recomendados